*** El presidente del Fondas considera que si el pueblo venezolano supera la “desgracia de la traición”, escribirá definitivamente su propia historia

(Caracas, 11-01-2017).- En ocasión de los 158 años del asesinato del  General Ezequiel Zamora, (10 de enero de 1860), el presidente del Fondo para el Desarrollo Agrario Socialista (Fondas), Pedro Malaver, alertó que “la traición ha sido el sustrato” de las ambiciones, de la corrupción, de la ausencia de debate, del sectarismo y del grupismo.

El también docente universitario sostuvo en el acto conmemorativo realizado en la sede central del Fondas este miércoles, que el “General de Hombres Libres”, como lo llamó el pueblo, fue el único que  en su momento histórico  hizo lo mismo que el Libertador Simón Bolívar, “que comía, dormía, sufría con su propio pueblo, con su propio ejército”.

“A temprana edad ya tenía 400 batallas en su haber, pequeñas, medianas y grandes, libradas por la causa campesina”, expresó Malaver, y  acotó que sin embargo “fue a partir de todo ese acumulado de vivencias, de entender (la realidad de su tiempo), que  ese estado de cosas debía cambiar”, y que ello solo sería posible con “el amor al país, la lealtad infinita, el amor infinito por la patria, por la libertad, por la justicia”.

“Hoy Ezequiel Zamora no es un nombre, es una patria, una historia (…).  Él tuvo sus centauros”, expresó,  en referencia al ejército de campesinos y campesinas que logró construir y con el que obtuvo todas las victorias de su justa  causa, en especial la Batalla de Santa Inés, donde fue aplastado el ejército de la oligarquía latifundista y opresora de ese entonces.

Malaver reflexionó que si bien la “oligarquía rancia colombiana”   infiltró e “hizo su trabajo y nos quitó a Bolívar” y al Mariscal Sucre; algo similar haría su homóloga en el caso de Zamora. “Pero después vino el cuarto hombre que nos quitaron”, acotó en referencia al Comandante Supremo Hugo Chávez, “el problema es que torcieron el sueño del pueblo”, lamentó.

En ese mismo orden de ideas, el servidor jefe del Fondas puntualizó que la traición ha sido “el sustrato”  de las ambiciones de poder, de la ausencia de debate, de la corrupción, el sectarismo y el grupismo.

“Si logramos superar toda esta desgracia de la traición,  haremos nuestra historia, que tendrá sin duda alguna otra connotación muy distinta (…)  El  ’Ya vengo de Zamora‘, es el ‘Por ahora’ de Chávez, que Maduro lo ha convertido en el ’Aquí estoy‘, significan que aquí no se rinde nadie”.

 

Oficina de Gestión Comunicacional / Carlos Machado Villanueva

Fotos / Pedro Pérez